Parapente
  REGLAS DE VUELO Y ENVOLTURAS CON VELAS
 

REGLAS DE VUELO Y ENVOLTURAS CON VELAS

 


Por Sergio Crespo - Skydive Pehuajó

Realmente el vuelo libre tiene eso de "libre" por lo que no hay demasiadas reglamentaciones que regulen la actividad, lo que no quiere decir que no tengamos que respetar ciertas normas de seguridad ya utilizadas en otras actividades aéreas y más aún si estamos a un paso de no respetar el vuelo del otro aún con el consecuente incidente para nosotros mismos.
Hay reglas de "buena conducta" en el manejo cuando se vuela con otros pilotos en el mismo espacio aéreo, por supuesto que el objetivo es evitar colisiones y malos momentos innecesarios y hay pilotos que las conocen a esas normas pero no las utilizan por la misma razón de la naturaleza humana de no acatar normas o reglas lo cual es más grave aún y esto se nota en zonas de vuelo bien organizadas las cuales son visitadas por pilotos acostumbrados al vuelo "demasiado libre" y chocan con la forma de volar de los locales ya acostumbrados a hacer las cosas bien.
En los lugares donde asisten varios pilotos ya sean de parapentes, alas deltas, paracaidas, planeadores, aviones, etc. se deben respetar las normas de seguridad ya que todos pueden estar ocupando el mismo espacio aéreo en el mismo tiempo real pero con la consecuente separación de los niveles de vuelo y es por eso que se suelen dar diferentes sectores de vuelo a cada aeronave y con el contacto radial necesario y particularmente creo que se debería evitar estar en el aire junto a esos pilotos que no respetan las normas de seguridad.
Eso lo podrán decir muy bien todos aquellos pilotos que últimamente han asistido a los últimos campeonatos de parapentismo donde han estado todos volando en el mismo espacio y han girado las mismas pajareras.
Una de las atenciones que se deben tener en cuenta son las diferentes velocidades de las velas aunque estas apreciaciones resulten subjetivas y a la prueba me remito como de algunos pilotos que se han encontrado con este problema y son necesarios acuerdos bien concretos y sin elasticidad y siempre antes de salir a volar...
Por ejemplo en el aire normalmente siempre tienen prioridad las velas de menor velocidad, de peores prestaciones o con problemas.
Para empezar cuando hay alumnos, biplazas, monoplazas expertos y paramotores las prioridades van desde: Biplazas, alumnos, expertos y por último paramotores.
Se sobrentiende que los biplazas pueden ser más veloces que los alumnos, acordando que los alumnos deben usar velas de escuela, ¿no?, pero los alumnos deberían por sentido común, tener mucho menos experiencia que un piloto biplaza, que por el mismo sentido común, debería ser este un piloto muy experimentado y aparte al llevar un pasajero debería tener el doble de responsabilidad.
Al estar el biplaza comprometido con ese pasajero se le da la prioridad a este y es por eso que se utiliza esta convención.
Si uno viene volando tranquilo y de frente viene otro parapente en rumbo de colisión y en convergencia, cada uno debería tirar comando derecho en llanura o en montaña.
En el caso de que haya ladera a un costado tiene prioridad el que tiene la ladera del lado derecho y debería girar por derecha el que viene de frente a este y el primero si puede, debería acercarse un poco hacia la ladera para evitar que el que viene de frente no deba hacer una maniobra muy excesiva para rodearnos y alejarse demasiado de su rumbo preestablecido.
Esto obligaría al piloto que debe evadir, que lo haga contorneando al del lado de la ladera, tratando de hacerlo lo más alejado posible, para no dejar la "estela" de vuelo al frente del que vuela del lado de la ladera y provocarle turbulencias no deseadas.
Por supuesto que debemos pensar que en otro vuelo, podemos ser nosotros mismos quienes estemos en la situación del otro y de esa forma el respeto mutuo daría sus frutos...
En caso de tener que adelantarnos a un parapente que vuela adelante nuestro y al mismo nivel, siendo nuestra vela más rápida que la de adelante y este tiene la ladera a su derecha, es lógico que no deberíamos meternos por la derecha ya que la franja de vuelo sería muy angosta y si deberíamos hacerlo por la izquierda, lo suficientemente alejado del radio de giro del parapente adelantado, ya que si este quiere justo en el momento de estar pasándolo, girar a la izquierda, seguramente en ese momento se produciría la colisión.
Lo mismo deberíamos saber en el caso de tener un piloto debajo nuestro; que el de abajo tiene la prioridad por no poder vernos si estamos arriba.
Si nosotros somos los que estamos arriba tendríamos seguramente más herramientas para maniobrar, por el simple hecho de tener más altura y visual.
Una técnica que se usa si estamos arriba para ayudar a vernos al de abajo, es estirar todo lo que podamos las piernas para que por sobre la sombra de su vela, pueda distinguir aunque más no sea un pié por sobre su borde de ataque y no olvidarnos de gritar para que nos escuche...
Es sabido y lógico que si al estar volando con otros deberíamos estar al tanto de otras velas que estén en nuestra proximidad y es aconsejable asumir que el otro nunca nos verá, por lo que nuestro vuelo debería ser siempre defensivo y evasivo.
En caso de estar volando en la proximidad de alguien que está arriba nuestro y no sabemos que hacer y más aún si en un momento no lo vemos más, debemos asumir que lo estamos por chocar y lo aconsejable en ese momento, mirando a nuestro nivel y abajo si no hay nadie; es irnos del lugar lo más rápido que podamos, en ese momento nuestra vela debería bajar rápidamente de nivel utilizando las maniobras para el caso con el consecuente aumento de nuestra velocidad vertical y horizontal por lo que debemos mirar muy bien si no tenemos cerca a nadie para no chocarlo.
Si tenemos debajo nuestro a alguien, debemos asumir que el de abajo no nos ve y seguramente frenará su parapente y al elevarse nos chocará con la consecuente envoltura de su vela, por lo que lo mejor es comando izquierdo y salir del lugar rápidamente, dejando al de abajo que vuele tranquilo, por supuesto que antes de la maniobra evasiva, debo mirar a ambos lados y arriba y abajo si no tengo a alguien volando cerca.
En tu caso Ignacio en el cual por fortuna no paso mas de un susto y una rotura de vela no hay problemas, no pasa de ser un susto y la experiencia que tuvierono lo demuestra, ya que al separarse no pasó nada, solamente alguna puteada de algún lado.
Ya la cosa cambiaria radicalmente si por ejemplo hubiese pasado si una de las dos velas flotara (En este caso poodria haber sido la tuya, ya que estabas mas abajo) y te hubieses comido a la de arriba y la hubieses envuelto, le hubieses quitado la visual la y maniobrabilidad a tu nuevo compañero de equipo.
Siendo asi la experiencia, podrian realizarse un verdadero trabajo en equipo, utilizando conceptos básicos de supervivencia en envolturas, utilizadas en paracaidismo y perfectamente aplicables al parapentismo, aunque en el lugar tan comprometidos en el que se encontraban volando, hubiese sido algo muy complicado seguramente.
El problema viene cuando los rumbos son encontrados a 90º o a 180º al mimo nivel o con una pequeña diferencia de niveles ya que por lo general los suspentes pueden ser enroscados con los suspentes de la otra vela o peor aún, que un piloto se meta dentro de los suspentes de la otra vela o que se choquen ente si los pilotos y a causa del golpe se lastimen o desmayen.
Uno de los problemas acarreados por choques de frente o con ángulos de 90º es la inusitada violencia en el contacto, lo que grava aún más el incidente por exceso de velocidad.
En caso de envolturas con velas por lo general se producen cuando una vela flota y se eleva colisionando con la de arriba.
Si el piloto de arriba tiene la oportunidad de ver la vela que lo colisionará y no le dio tiempo a evadirla, lo más rápido y efectivo es tratar de caminar sobre la vela de abajo; de esa forma le deformará el perfil alar y esta debería caer, por falta de sustentación mientras trato de girar levemente para cambiar mi trayectoria e irme del lugar (Tendra como trabajo extra, impedir que el estribo o el acelerador no se enganche en ninguna parte de la vela de abajo...).
En caso que no pase eso seguramente la vela lo envolverá y posiblemente una vez desinflada, por gravedad debería caer.
Si no es este el caso y el piloto de arriba queda envuelto, a lo primero que debe atinar es a tapar con una mano la manija del paracaidas de emergencia ya que si esta se sale de su container, es probable que no logre abrirse y se enredaría con los suspentes en juego consiguiendo solamente un mejor enredo y con la otra mano libre deberíamos tener los comandos arriba tratando de evitar que por el propio peso de la de abajo me obligue a sobre comandar mi vela que está abierta y volando bien.
Si tenes visual y movilidad, deberias tratar inmediatamente de mantener el contacto verbal con tu nuevo compañero ocasional de vuelo olvidándote por supuesto de las puteadas normales del caso.
Lo primero que se debrian saber es a que altura se encuantran y la trayectoria a la que estan viajando, de acuerdo a esos datos podrian proceder de la siguiente forma:
Si estan a una altura que creen que una emergencia no abriría y sustentaríaa dos pilotos (podria ser menos de 100 mts.) y estando en condiciones de sacarse la tela que los envuelve, no es aconsejable soltar al de abajo (En este caso ese trabajo le podria tocar a tu nuevo amigo, con quien chocaste, ya que estyaria arriba tuyo) pues a ciencia cierta no saben si la vela enredada tendrá capacidad de reinflado, o que su emergencia podrá abrir con la suficiente rapidez; por el contrario, se aconseja llevarse al pasajero con uno aun con el consecuente riesgo de un aterrizaje muy violento. A lo sumo tendran alguna pierna lastimada y con suerte nada mas.
Este trámite se debería hacer con el común acuerdo de los dos involucrados y aunque uno no tenga nada que ver con el incidente, sería de mal gusto tomar una decisión por los dos, acá el caso es trabajar en equipo.
Puede ocurrir que la vela de abajo envuelva al de arriba y que uno o varios suspentes le aten el cuello al de arriba, o que la cabeza quede aprisionada por una celda del borde de ataque y ahí seguramente estaran en grandes problemas, porque el propio peso del piloto de abajo será el encargado de ahogar al de arriba y este no tendría ninguna chance, excepto que tenga la fuerza suficiente para jalar al de abajo y sacárselo de encima. Este es el característico caso en el cual los pilotos de parapentes deberían llevar corta-cuerdas en sus equipamientos y muy a mano.
Si la envoltura no ahoga al piloto de arriba pero le quita visión aunque esté libre para maniobrar, lo ideal por supuesto es mantener la comunicación con el de abajo y el el trabajo de este será orientar al de arriba, ya sea pasándole cada 50 o 100 mts. la altura y dirigiendo el vuelo.
No se aconseja abrir alguna emergencia en este caso, ya que podría empeorar la situación aparte no tendría sentido.
Esto en paracaidismo se soluciona más fácil, ya que los equipos tienen sistema de desprendimiento de velámenes principales y de esa forma el de abajo liberaría de todas las tensiones al de arriba y consecuentemente este podría sacar de su cuerpo el enriedo de telas y cuerdas y el de abajo una vez liberado podría abrir limpiamente su emergencia.
En caso de que un piloto se meta dentro de los suspentes del otro, la cosa ya es muy diferente pues es muy difícil que pueda salirse de esta configuración y más aún si el riesgo es que las dos velas se desinflen una por la acción de la otra.
Puede pasar que una vela se desinfle y la otra vuele, en ese caso se debería seguir el procedimiento del caso de la envoltura, tendría que manejar el que tiene la vela inflada y en buenas condiciones llevando colgado al que tiene la vela desinflada.
En caso de que las dos velas se desinflen, es muy probable que se junten entre si muy enredadas y sean los dos pilotos quienes estarían en los extremos de los respectivos suspentes y centrifugados.
Si se da esta configuración, es probable que el conjunto empiece a girar locamente como una hélice, logrando mucha velocidad en el giro a medida que caen.
Probablemente si el conjunto tiene suerte, la vela que está metida dentro de la otra podría safar de esa situación y se separarían con suficiente impulso cada piloto para alejarse pudiendo ser que las velas se reinflen si tienen suficiente altura, caso contrario inmediatamente se debería tratar de abrir la emergencia.
Existe también el caso mucho más afortunado de las colisiones entre la vela de uno, versus los suspentes del otro.
En este caso en particular si la colisión se produce en la misma dirección de la trayectoria, no debería pasar absolutamente nada, ya que la red formada por los suspentes de uno no permitirían que la vela del otro pueda seguir; a lo sumo si la vela que choca los suspentes, es más veloz que la chocada, sería frenada y no le quedaría otra que seguir así hasta que se produzca algún cambio en el vuelo.
Al saber el piloto de arriba a ciencia cierta que inevitablemente se producirá la colisión, lo mejor que podría hacer este es abrir los brazos y las piernas para evitar pasar entre los suspentes del de abajo. (Esta situacion en parapentismo es muy peligrosa, puesto que las sillas tienen por lo general cintas, hebillas, bordes, etc que podrian enganchar facilmente con algun suspente, lo que no pasa en paracaidismo ya que los arneses son minusculos y por o general no tienen cosas sueltas o muy grandes que podrian engancharse).
Si tiene la suficiente sangre fría en el momento y la rapidez, debería tratar de subir hasta la silla el acelerador, para que no se enriede con los suspentes del de abajo.
Aclaro que estas técnicas se usan en paracaidismo y pertenecen a la disciplina Trabajo Relativo de Velámenes y están basadas en años de experiencia y creo que sería importante aprovecharlas pues los incidentes con los parapentes, no deberían ser demasiado diferente al comportamiento de los paracaidas en similares situaciones.

 
  29292 visitantes (58581 clics a subpáginas) ¡Aqui en este sitio!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=